21 de Abril de 2013

El teletrabajo

Hoy en día todos hemos oído hablar del teletrabajo, esa modalidad que te permite desempeñar tu labor profesional sin tener que estar en la empresa físicamente.

Cada vez son más las personas que trabajan remotamente. Pero el teletrabajo se remonta a muchos años atrás, a mediados de los 70. Aun así, no es hasta los 90 con el boom del internet que comenzó el teletrabajo tal y como lo conocemos ahora.

El teletrabajo aumenta a buen ritmo, y es que supone ventajas tanto para el trabajador como para el empleado.

Se puede decir que es la nueva realidad del trabajo.

           

Debido a la situación en la que se ha visto sumida el mundo entero por el covid-19, el teletrabajo ha dejado de ser algo exclusivo de los profesionales por cuenta propia, y ha entrado casi por obligación en muchísimas empresas.

Pero, ¿estábamos realmente preparados para este cambio? 

 

''Había falta de tecnología. Se han roto los horarios, no hay descansos, se hacen jornadas interminables.''

''Nos hemos visto obligados a trabajar desde el sofá o la silla de la cocina, compartiendo espacios con parejas e hijos.''

''Me he sentido solo. Echo de menos esa conversación con los compañeros que no es de trabajo, en la que surgen ideas.'' 

 

Éstas son algunas de las quejas de los empleados de muchas empresas que se han visto obligados a teletrabajar desde sus casas. 

Sin embargo, la mayoría de las empresas tiene previsto que buena parte de su plantilla incremente el trabajo en remoto en los próximos dos o tres años. Está claro que este es el futuro del trabajo.

Las empresas buscan vías para adaptarse y sobrellevar la situación. Pero, ¿no son precisamente los coworkings la solución a todos estos problemas? 

Un coworking ofrece tecnologías adaptadas a cualquier tipo de necesidad, espacios agradables y tranquilos. Privacidad. 

Nos presentan zonas compartidas con otros profesionales en los que surgen ideas y sinergias. Descansos. Comodidad.

Un ambiente colaborativo que nos ofrece un beneficio personal, pero también uno común, ya que permiten que diferentes personas con habilidades y trabajos totalmente diferentes, conecten. 

Aquí sólo encontrarás coworkers de verdad dispuestos a echar todas las manos que sean necesarias para hacer tu vida más fácil, más agradable y más divertida.  

                                   

 

Nos hemos tenido que acostumbrar muy rápido a una nueva normalidad, y por supuesto, las empresas también han tenido que adaptarse. 

Muchas empresas se han resistido a implementar esta modalidad, hasta ahora. Como mencionábamos al principio del blog, es una forma de trabajo que ofrece muchísimas ventajas: 

Ahorro. En estos meses las empresas se han debido dar cuenta de que con el teletrabajo se puede lograr un ahorro importante, desde el espacio físico, desplazamientos, suministros, etc. 

Beneficiarse de las tecnologías. Las empresas se han visto obligadas a sacarle más partido a estas herramientas que permiten trabajar desde cualquier lugar, y han descubierto todas las ventajas que estas ofrecen.

Flexibilidad. El teletrabajo permite trabajar con independencia del lugar donde residan las personas y las horas de diferencia horaria. Ésto le abre las puertas a talentos que antes no hubieran podido acceder a nuestra empresa. Así como le aporta a los trabajadores más oportunidades laborales.

 

Y claro que es una ventaja para las empresas implementar el teletrabajo, pero ¿cómo controlan así a sus empleados?

Las empresas, para asegurar el cumplimiento de los objetivos definidos para cada puesto de trabajo, pueden (e incluso deben) utilizar algunas de las siguientes formas de control: 

· Registro de jornada. Se pueden utilizar diferentes métodos con la tecnología actual para llevar a cabo este control al inicio y final de la jornada de trabajo. 

· Fijación de plazos para la entrega de trabajos. Con esto, se aseguran de que sus empleados dediquen el tiempo definido a sus tareas, y además les ofrece libertad a la hora de desempeñar distintas actividades. 

· Indicadores de rendimiento. (KPI) Mediante estos indicadores valorarán los resultados del trabajo, y que este se cumpla de manera eficiente. 

· Alta en un centro de trabajo. El trabajador puede desplazarse para trabajar en otras instalaciones, por ejemplo, un coworking. De esta manera el trabajador puede realizar una jornada continua, trabajar sólo unas horas o ciertos días.

 

¿Tu empresa está teletrabajando ya? ¡Aprovecha sus ventajas!

Y recuerda, el coworking es la respuesta.

  

 

Comparte esta noticia en tus redes

Nuestras entradas más populares